¿Hay música en el hombre? IV

portada3.jpgIV: Humanidad Sonoramente Organizada

  

  • Cuando los venda sienten hambre, o están ocupados evitándola, no encuentran tiempo ni energía para hacer música. Ni tampoco imaginan que la música pudiera, de una forma mágica, aliviar su hambre, del mismo modo que los magos que provocan la lluvia no esperan que la lluvia caiga si no han visto primero el movimiento de los insectos que la anuncia. La música está en ellos, pero para surgir requiere unas condiciones especiales. Los venda hacen música cuando tienen el estómago lleno porque, conscientemente o no, sienten las fuerzas de la separación inherentes a la satisfacción de la autopreservación y se sienten impulsados a restaurar el equilibrio mediante una conducta especialmente cooperativa y exploratoria.

   

  • La tshikona (tipo de música/danza venda) es universal tanto en su contenido como en su forma: todo el mundo asiste o participa en ella; sintetiza el principio de individualidad en comunidad (como un coral de Bach, es interesante para todos los intérpretes, en contraste con el acompañamiento habitual de los himnos, que reduce a contraltos y tenores a la condición de esclavos de sopranos y bajos).

   

  • Si la música inglesa parece mas compleja que la venda y es practicada por un porcentaje menor de personas, ello se debe a la división social del trabajo, no a que los ingleses estén menos dotados para la música o a que su música sea cognitivamente más compleja. Los individuos de diferentes culturas no han de aprender ni más ni menos cosas y, en el contexto de cada cultura, éstas no son básicamente ni más ni menos difíciles.

    

  • Los problemas en las sociedades humanas comienzan en el punto en que las personas aprenden menos de lo necesario sobre el amor, pues el amor es la base de nuestra existencia como seres humanos. Kierkegaard lo expresó en los siguientes términos: “una generación puede aprender mucho de otra, pero lo que es propiamente humano, ninguna generación puede aprenderlo de la precedente. En este aspecto, cada generación comienza de nuevo desde el principio. […] Ninguna generación ha aprendido de otra cómo amar, ninguna comienza en otro punto que no sea el principio y ninguna tiene ante sí una tarea menor que la generación precedente.”

  

  • Aunque un compositor pueda sentir el mayor respeto por la música de Tchaikovski, si fuera consciente y le preocupara la tarea contemporánea de ser humano y quisiera decir algo sobre ello en su música, no podría reproducir ese tipo de música en una sociedad cuyas tareas son distintas de las de la sociedad de Tchaikovski. Así, si un compositor quiere producir una música relevante para sus contemporáneos, su principal problema no es realmente de naturaleza musical: es un problema de actitud hacia la sociedad y la cultura contemporáneas en relación con el problema humano básico de aprender a ser humano.

   

  • Como me dijo un jefe venda: “vas a oír la interpretación más brillante imaginable de nuestra danza nacional: llamaré a todos los músicos disponibles en el distrito para que acudan aquí“. Mahler, de un modo muy parecido, afirmó: “para mí, escribir una sinfonía significa construir un universo con todas las herramientas de la técnica disponible“.

   

  • Muchos críticos han descalificado la Cuarta Sinfonía de Tchaikovski como pobremente construida sobre la base de que su material temático no fue tratado de acuerdo con las reglas convencionales de la construcción sinfónica. En realidad, esta obra podría describirse como un salto intelectual hacia delante en el que Tchaikovski fue conducido hacia una manera innovadora de elaborar la forma sinfónica; y resulta interesante que las consecuencias musicales de este logro básicamente humano sean apreciadas de manera intuitiva por los oyentes legos, aunuqe sean tan pobremente entendidas por las mentes cerradas de algunos expertos musicales.

   

  • Las diferencias entre culturas y el desarrollo de sus tecnologías son el resultado de diferencias no de intelecto, sino de organización humana.

   

  • La historia de muchas civilizaciones ha mostrado que una sociedad y su cultura pueden acabar colapsándose a causa de la alienación humana. La máquina deja de funcionar cuando falta el único poder que puede moverla: la fuerza creativa que surge de la autoconciencia humana.

   

  • La música no puede cambiar las sociedades como pueden hacerlo los cambios en la tecnología o la organización política. No puede llevar a la gente a actuar, a menos que esté social y culturalmente predispuesta a hacerlo. No puede infundir hermandad, como esperaba Tolstoi, ni ningún otro estado o valor social. Lo más que puede hacer en las personas es confirmar situaciones que ya existen. Por sí misma no puede generar pensamientos que beneficien o dañen a la humanidad. Pero puede hacer a las personas más conscientes de sentimientos que han experimentado.

   

  • En un mundo de crueldad y explotación como el nuestro, en el que en aras del beneficio económico proliferan la mediocridad y el fraude, es necesario entender por qué un madrigal de Gesualdo o una Pasión de Bach, una melodía de sitar de la India o una canción africana, el Wozzeck de Berg o el War Requiem de Britten, un gamelán balinés o una ópera cantonesa, una sinfonía de Mozart, Beethoven o Mahler pueden ser profundamente necesarios para la supervivencia humana, al margen del mérito que puedan tener como ejemplos de creatividad y progreso técnico. Es también necesario explicar por qué, en determinadas circunstancias, una “sencilla” canción “popular” puede tener más valor humano que una “compleja” sinfonía.

    

John Blacking: ¿Hay Música En El Hombre? (Alianza)

Anuncios

~ por Alejandro Delgado en marzo 28, 2008.

5 comentarios to “¿Hay música en el hombre? IV”

  1. Parece un libro muy interesante. Trata sólo sobre el estudio de los vendas? que imagino son una sociedad tribal, no? habla sobra más sociedades de este tipo.
    Esto me recuerda a la conversación que tuvimos con Javier :P

  2. Jejeje. Sí, yo también me acordé de Javier al escribir el post.

    Pues John Blacking es un musicólogo que estuvo en África y estuvo conviviendo con la tribu venda, estudiando su música. Pero aunque en el libro acuda a ejemplos de los venda constantemente, las ideas que propone son bastante más generales y aplicables al resto de la musicología. Fue uno de los primeros musicólogos en defender el relativismo cultural.

  3. woooww!. Me encanto la forma en que propone que las circunstancias y el contexto en que se desarrollen la musica le asignan su valor.
    Disfruto a chaikovski y a Beethoven, pero por igual me gusta divertirme con los ritmos caribeños y populares, la musica es arte, esto supone que tiene desde su concepcion mucho de subjetiva, asi que aunque un genero no se ubique dentro de nuestro rango de preferencias eso no le resta el valor que posee como sonido y como desahogo espiritual del hombre, ademas de que cada musica representa un contexto cultural y retrata un momento historico, no debemos pues limitarnos a la critica, acaso no seria mejor usarle como fuente objetiva de experiencias y comenzar a escuchar lo que nos dicen las sociedades presentes por medio a ella?

  4. Poder decir de la música occidental otras cosas me parece necesario, abrir su perspectiva de reflexión mas allá de las indicaciones de la historia de la música, y otras formas de comprenderla al lado de otras músicas del mundo es necesario hoy con muchas mas necesidad, apenas h comenzadoa leer el libro y me gusta bastante el camino que abre, espero poder compartir con ustedes otras apreciaciones mas adelante

  5. esto me parece muy bn
    porque aqui uno apende mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: