Autumn Leaves

 

          Si intentas conocer el significado de la palabra “sublime” escucha los primeros compases de este disco, los de la introducción a “Autumn Leaves”. Escrita ex – profeso para esta versión del standard, los compases van generando un riff ascendente de piano, con las rupturas de los vientos entrando unísono. Da una sensación de importancia, de que algo relevante está a punto de ocurrir, mientras se construye una tensión creciente. Y de repente todo baja de intensidad aparente, parece que no ocurre nada. Pero es mentira, sí que está ocurriendo una de esas cosas pequeñas que son las realmente importantes: está sonando la trompeta de Miles Davis. Tocando (con su estilo sobrio, tranquilo, casi perezoso) la inmortal melodía de este clásico, haciéndola sonar más evocadora que nunca. El sonido acaricia tus oídos, y ya estás atrapado otra vez. Si eso y los gloriosos nueve minutos restantes, repletos de solos antológicos, de pequeñas composiciones improvisadas, no son de verdad trascendentes, entonces nada lo es. Porque cuando el Jazz de esta época era bueno (y este disco es un clásico), de verdad que era muy bueno.

-Cannonball Adderley-

Álbum: Somethin’ Else, 1958

~ por Alejandro Delgado en mayo 22, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: