Degradación del hombre

evolucion1

Si antes se pensaba que solamente la “civilización” europea supo liberar al hombre de su esclavitud a las necesidades básicas de la vida para hacerle capaz de contemplación, hoy en día se observa que la teoría tiene, en la mayoría de las culturas arcaicas y “primitivas”, una primacía que nunca ha vuelto a alcanzar ni en las más perfectas y modernas sociedades europeas. El hecho de que esta teoría no se apoye ni en Euclides ni en Copérnico es otra historia. Pero sabía integrar al hombre en el cosmos y conferirle una dignidad que ha perdido hace mucho tiempo dentro de las culturas modernas.

[…]

Pongamos un caso: los que intentan demostrar que lo económico no siempre prevalece en una cultura, habrían podido encontrar un excelente argumento en la historia de la tela llamada kaunakes, la tela de moda en toda la civilización mediterránea. Nada obligaba a la gente a utilizar este tipo de tela excesivamente cara e insoportable para el cálido clima egeo-mediterráneo. Y a pesar de todo, la tela kaunakes estaba universalmente extendida y era buscada con avidez por todo el mundo. Porque tenía un valor ritual. Era una tela de buen augurio. Estaba tejida de tal forma que, áspera y burda, imitaba la corteza de los árboles, transformándose en un emblema de la diosa de la fertilidad. Las gentes no la llevaban porque le conviniera a su fisiología, sino porque convenía con su teoría, porque al vestirse con la tela kaunakes se solidarizaban con la fuente universal de energía y de fertilidad, participaban directamente en los ritmos cósmicos dirigidos por la Gran Diosa.

Cada uno tiene derecho a pensar que aquellos hombres, actuando de esta forma, buscando la solidaridad con los ritmos cósmicos y no la mera comodidad indumentaria, se comportaban como si fueran unos imbéciles. El hecho es que el ansia del hombre mediterráneo de sentirse próximo a las grandes fuerzas cósmicas superaba su deseo de sentirse cómodamente vestido. Lo que más le preocupaba era su posición espiritual en el cosmos, su dignidad humana. La posición biológica del hombre en el cosmos es un descubrimiento reciente. Un descubrimiento que nos ha aportado innumerables comodidades y muchos datos sobre el mundo circundante, pero que al mismo tiempo ha degradado al hombre, solidarizándolo con los niveles inferiores de la creación.

-Mircea Eliade-

Fragmentarium

~ por Alejandro Delgado en noviembre 17, 2008.

2 comentarios to “Degradación del hombre”

  1. Cada noche, antes de acostarme, mi cita con Eliade es una constante… al menos durante estas dos últimas semanas. Ya ne gustaría sacar tiempo para revisar su Historia de las creencias y de las ideas religiosas.

    Un abrazo – Rogelio

  2. claro muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: