Las cosas ocultas…

Los primitivos no aceptan elevar los acontecimientos profanos al rango de misterio que, por naturaleza y necesidad, es el dominio exclusivo de las realidades sagradas. El secreto es natural y obligatorio sólo cuando se refiere a las cosas sagradas y a las teorías metafísicas. (Por extraña que parezca esta afirmación, los primitivos, así como los pueblos de cultura arcaica, tienen unas concepciones metafísicas muy coherentes, aunque éstas estén formuladas casi exclusivamente con medios prediscursivos: arquitectura, simbolismo, mito, alegoría, etc. Una cosmología y una teología melanesias no son menos metafisicas que la filosofía presocrática. La única diferencia reside en su modo de manifestación: la primera está formulada a través del mito y del símbolo, la segunda, a través del discurso.)

Por eso, cualquier acontecimiento profano, “demasiado humano”, que intenta esconderse, elevarse al rango de misterio, se transforma en el centro de energías malignas. El secreto no conviene a las cosas de este mundo.

La cualidad del misterio no puede ser usurpada por un simple accidente en el océano del devenir universal más que bajo el riesgo de transformar ese “secreto profano” en una fuente negativa, portadora de calamidades para toda la comunidad. Así como es un sacrilegio tratar las realidades sagradas como si fueran profanas, así también es un sacrilegio otorgar a las cosas profanas un valor sagrado. Tanto en un caso como en otro se produce una inversión de valores. Y para cualquier lógica rigurosa (como lo es la lógica primitiva) una inversión de valores puede provocar una perturbación de toda la armonía cósmica. El universo es solidario con el hombre. Por eso el secreto es una amenaza para las sociedades primitivas, porque perturba los ritmos cósmicos y provoca sequías o mala suerte en la pesca, etcétera.

Si se nos permite concluir esta nota con una reflexión sobre las sociedades modernas, diré que estamos en mejores condiciones para comprender el enorme abismo que las separa de la mentalidad tradicional. En una sociedad moderna los hombres no son “transparentes” el uno para el otro. Cada uno de ellos es un pequeño átomo separado de los demás. Si no se presentan, no saben nada o casi nada el uno sobre el otro. En el mejor de los casos saben leer la graduación de un militar o el sentido de una insignia. Pero no saben nada sobre su descendencia, su vida social, su disposición anímica. En una sociedad moderna se necesita mucha intimidad y un trato prolongado para conocer a los que le rodean a uno.

En cuanto al carácter peligroso del secreto, las cosas ocurren justamente al revés en las sociedades modernas. Generalmente se ocultan con sumo cuidado tanto la vida interior como los acontecimientos personales. Estamos acostumbrados a apreciar la discreción de la gente y uno de los motivos de la admiración que profesamos a los ingleses es su magnífica discreción. Ocultamos nuestras aventuras, nuestros “pecados”, es decir, todo lo que pertenece a los niveles profanos de la condición humana, todo lo que no tenga valor metafísico, todo lo que está destinado a desaparecer en el devenir universal. En cambio, las sociedades modernas desconocen los secretos que tienen que ver con el ámbito de las realidades religioesas y metafísicas. Cualquier hombre, de la edad que sea, y sin importar qué preparación intelectual tenga, puede entrar en una iglesia distinta a una de su confesión, puede leer cualquier texto sagrado de la humanidad, puede atacar cualquier metafísica. Las grandes verdades religiosas y metafísicas, que otrora se transmitían bajo juramento en el marco de severas ceremonias de iniciación, ahora se editan y se traducen en todos los idiomas modernos y cualquiera puede comprarlas a cambio de unos cuantos lei. En cambio, un adulterio descubierto puede provocar un escándalo, y la confesión de un hecho demasiado íntimo es un sacrilegio.

-Mircea Eliade-

Fragmentarium

~ por Alejandro Delgado en noviembre 21, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: